lunes, noviembre 13, 2006

Los héroes del silencio

Charles Mingus. Minguito. Carlitos. Me pregunto cuántos habrán escuchado el nombre de Charles Mingus, y es más, su música siquiera. De antemano voy diciendo que es una lástima que a muchos grandes de la música, o del arte en general, no se los tenga verdaderamente en cuenta, con una aceptación popular que deberían gozar, por el simple hecho, aunque sea, de tirar abajo la teoría de que la gente es estúpida.(Para los que no lo saben Charles Mingus es —era— un contrabajista de jazz; él admiraba a Duke Ellington —a ese sí lo conocen?— e, incluso, llegó a tocar en su banda. Mingus a diferencia de Ellington —aunque Duke también un poco— era de la rama más experimental, y poseía una personalidad más "rocker", causa de los problemas raciales que tuvo a lo largo de su vida —incluso uno de sus profesores, aun teniendo Mingus un intelecto casi, o saquen casi, de genio, le dijo que jamás llegaría a hacer nada. Escuchen cualquiera de sus discos. Oigan la manera de tocar el contrabajo que tiene y díganme en serio si les parece que no llegó a hacer nada, y ni siquiera hablamos de su forma de componer...
Abelardo Castillo. Abelardito. Abe. Uno de los más grandes escritores que ha dado la Argentina; a mi parecer, totalmente comparable con nombres de la talla de Hermann Hesse. Un tipo que, al parecer, no es muy aficionado a la fama, pero que, si quisiera, podría obtenerla. Abelardo fue —es— muy importante para la cultura argentina; ya desde los años sesenta con sus publicaciones "el grillo de papel", "el escarabajo de oro" y demás; con sus cuentos; sus obras de teatro, que le valdrían la prohibición en el régimen militar de los setenta. Luego sus novelas. Ay, caramba. Personalmente me fascina la manera de escribir del señor Abelardo Castillo; leo y releo lo que tengo de él cada vez que puedo. "Crónica de un iniciado" y "El que tiene sed" conforman una historia impresionante, quizás no tanto desde el punto de vista de la acción, ya que la "acción", más que nada, transcurre dentro de la cabeza del héroe, Esteban Espósito, quien, imagino, guarda importantes similitudes con el autor, teniendo en cuenta que Abelardo Castillo, así como Esteban Espósito, fue un dipsómano; un bebedor crónico. Pero eso qué tiene que ver con la forma de escribir de Castillo y con el hecho de que nos guste o no. Supongo que nada, al menos que seas alguien que se asuste con los pensamientos "de profundidad" y con los cuestionamientos religiosos y filosóficos. De todas formas, como todo gran escritor, Abelardo Castillo ofrece en su escritura diferentes niveles de comprensión, y en cada uno está la interpretación de lo que lee. ¿Una historia de borrachos o un relato fáustico que desentierra de la frivolidad el alma humana?

5 comentarios:

Franky dijo...

Gracias por darme permiso para visitarte y maldecirte.
De Abelardo Castillo he leído solamente "el que tiene sed", hace 3 años lo encontré en una librería, ha sido uno de los pocos libros que he leído o mejor dicho, que he terminado de leer y en un relativo corto tiempo.
Me fascino, recuerdo que tuve que adjuntar un diccionario en la lectura, había muchas palabras que desconocía...

---te pido que sigas leyendo en mi blog, porque me alargue bastante---

Franky dijo...

Gracias también por activarme para escribir, algo de lo que quería hablar hace mucho.
El tonto de coldplay no era lo importante, sino la letra de la canción, en ese momento era con la parte de "Well I feel like they're talking in a language I don't speak
And they’re talking it to me"
Ahora que lo vuelvo a leer es con la última estrofa
Sobre la ventana de comentarios en modo pop up, debes entrar en tu cuenta en Opciones, pasa a Comentarios, bajas y en la pregunta ¿Mostrar comentarios en una ventana emergente?, le pones Sí. Eso, chau

Anónimo dijo...

.hola escribidor como me gusta tu blog, a duke lo conozco a migus no, y a castillo tampoco, bah a partir de ahora los conozco de nombre y a partir de mañana voy a conocerlos un poco màs.

no soy màs anònimo dijo...

ja el usuario anònimo dijo...
no es gracioso?

lola dijo...

y a migus nunca lo voy a conocer porque en realidad es mingus