martes, febrero 21, 2017

Grande/Chico

por. Facundo Ezequiel

Esto de tener que rasgarse el pecho
cada vez que tengo que comunicar algo
matarse para exponer el corazón
es
al menos
agotador

Cuántas veces puede renacer un Facundo
cuánto se recupera de las cenizas
cada vez

Quizás nací todo lo grande
que podía ser
y me fui achicando
con cada poema

O soy como un mármol
en las manos
de un escultor
supremo
encontrando mi yo
perfecto


lunes, febrero 20, 2017

Niña (pedacito de poesía o canción muda)

por. Facundo Ezequiel

Ilegal
en principios
te quiero igual
en las olas
meciéndonos
sin mar


Otras Bodas

por. Facundo Ezequiel

Comprando cigarrillos
—hace mil años que no fumo
tambaleándome la tarde de un domingo
como un cura comulgando con recuerdos
empujando las astillas en mi corazón
hacia el lado equivocado

Es como hace diez años
cuando pasaban los días sin sueño
y yo trato de escaparme
caminando solo
pero el horror que me persigue
lo llevo dentro

No mucho cambió
ahora tengo un dos plazas
y más espacio
que no llenás.


domingo, abril 10, 2016

Todavía

por. Facundo Ezequiel

Me siento atraído por las mismas cosas
aunque ya no las pienso tanto
habitan austeramente
en rincones obscuros
ocultas de mi atención
Se cansaron de apuñalarme
destriparme
saltar la soga
con mis entrañas
y cantar
siempre
la misma canción
Pasó un buen tiempo
tanto que
casi
me olvido
de ella
de mí
de todo
Pero con tanto silencio
siento las vibraciones
en mi pecho
y puedo asegurar
que
todavía
planean
algo
y la parte serrada
ya oxidada
de sus cuchillos
dolerá
más

sábado, junio 09, 2012

Eructaste una canción


por. Facundo Ezequiel

¿Cuántas veces intentaste
volverte
hacia dentro?
¿Cuántas veces
satisfecho
eructaste una canción?
La vida no
es mucho
más
que
esto.
Siempre
tenés
una elección,
no siempre
elegí
la mejor.
Hoy
más y
mejor.
Aprendí
a
aprehender
los momentos
que
valen.
Todo
sirve
para
el
des
pier
to,
nada
vale
para
el
muer
to.
¿Y
vos?
También
en
al
gún
lugar
sos
como
yo,
ahora.


martes, mayo 22, 2012

Como una torta en el horno


por. Facundo Ezequiel

Acá estoy de vuelta,
acariciando las esquinas
de mi cuaderno barato
en un trance en blanco,
más despierto que nunca
mientras la lluvia hace su trabajo
y yo acostado,
mientras todo,
y la alfombra en la periferia de mis ojos
hace globos y se eleva
como una torta en el horno
y lo mejor de todo:
NO ESTOY INTOXICADO.
Quién sabe,
quizás exista
esa cosa
y no sea mala
la felicidad.



Para el vos que eras yo en un futuro pasado, ahora


por. Facundo Ezequiel

INVESTIGÁ, AVERIGUÁ, EXPERIMENTÁ,
no tomes nada por sentado.
La curiosidad mató al gato
pero le dio 9 vidas a sus hermanos.
Entre el TIC y el TAC
hay una infinidad
de engranajes generando acordes
y la aguja se está moviendo
entre un segundo y el otro
hay un segundo y hay otro.
La música está en todos lados
tan solo hacete el sordo
cuando te estén escuchando
o van a creer que estás loco,
pero entre el TIC y el TAC
tarareá
entre las hojas de la persiana
observá
entre tandas publicitarias
reflexioná
entre noche y noche
soñá
entre nosotros
sabé
no hay espacio.


viernes, enero 20, 2012

Si


por. Facundo Ezequiel

Si te abrazara como quiero
entrarías en mi pecho
desplazando aquel gato muerto

Si te besara como quiero
se secarían mis palabras
si de tu boca no surge riego

Si me quisieras como te quiero
una plétora de frutos prohibidos
rodaría a tus pies


lunes, diciembre 26, 2011

Gato salvaje (o Infelis Silvestris)


por. Facundo Ezequiel

Esta gente
adoradora de sus propios sonidos
enciende mis motores cínicos
los pone a funcionar
con sus discursos fósiles de alto octanaje
y carcajeo
y acelero
pero nunca llego
al otro lado
del horizonte
y me siento como una caricatura
repitiendo siempre
el mismo fondo,
persiguiendo
a esa rata
que no se deja
atrapar.
Soy un gato salvaje,
entrenado para
fracasar.