lunes, agosto 13, 2007

Gotitas de sudor

por. Facundo Ezequiel

Así que de pronto todas las personas que conocía llevaban colgando de sus frentes esas tres gotitas de sudor laboriosamente demoníaco. 666. Satán y Marx tenían el mismo tipo de pensamiento. Dios era la otra cara de la moneda: rezaba la misma mierda de discurso, solo cambiaban las palabras. De pronto el maldito era yo, que quería mantener mis cinco dedos en cada mano, que quería evitar problemas lumbares, que no me deshacía en laburos de 16 horas diarias para poder descansar cuatro. De pronto yo era el modelo del mal. ¿Y me querían hacer sentir culpable por eso? Ciertamente no lo lograron.
Durante un buen tiempo mi vida se resumía a dar vuelta las hojas de amarillentos volúmenes, a cambiar de canal en ciclos de vergonzosa infinidad, a comer y cagar y masturbarme y navegar por la corriente del Leteo en sueños que borraban el hastío de lo cotidiano. Y así. De pronto era yo una larva que vivía alimentándose de la porquería de piel de serpiente que dejaban detrás los hipócritas de mis amigos, y crecía cada vez más cuando oía que me decían: "¿Y por qué no te conseguís un trabajo de seis horas?", siempre seis, "algo para pagarte tus cosas, para no depender de nadie." Ohjojojojo, pero yo nunca dependí de nadie, no se daban cuenta, pero eran ellos los que dependían de mí, ¿qué pensarían de ellos mismos si no tuviesen una figura representativa, claramente tangible, de todo lo que creen bajo? ¿Cómo podrían amarse? Nuestras metas son inversamente proporcionales. Somos perfectamente compatibles, amiguitos demoníacos, adoradores de la esclavitud: mientras menos trabaje más estima tendrán por sus vanos esfuerzos, por sus tatuadas gotitas de sudor laboriosamente demoníaco.

2 comentarios:

Beadelinfierno dijo...

Dejame decirte querido que desde el principio hasta el final me he quedado prendida. Destructivo, muy bueno. Pero vamos a discutir luego sobre catalogarlo como cuento. Felicidades. saludos.

Facundo Ezequiel dijo...

Quizás lo podríamos catalogar como "autobiografía reprimida"...